Volver al contenido principal

¿Cómo evitar el plagio?

El plagio constituye en cualquier entorno una ofensa muy seria. Tanto el consciente como el inconsciente pueden tener consecuencias muy graves para el estudiante plagiador, que pueden ir desde el suspenso en una asignatura hasta la expulsión de una institución educativa. Hay varios procedimientos para evitar el plagio:

1. No confíes en la memoria: Toma notas

El plagio inconsciente se debe muchas veces a una mala organización de la bibliografía que hemos recogido para un trabajo:

2. Cita la frase o párrafo directamente del original y acredita la autoridad y fuente mediante una cita o referencia bibliográfica

En este caso se trata de incluir en nuestro trabajo la frase o frases tomadas directamente del original. Es decir, utilizar las palabras del autor, pero:

La utilización de las citas no atenta contra los derechos de autor.

3. Parafrasea (resumiendo o no) las palabras originales del autor y acredita la autoridad y fuente mediante una cita o referencia bibliográfica

Parafrasear es utilizar las ideas de otra persona, pero usándolas como si fueran propias. No es simplemente cambiar superficialmente el texto (algunas palabras por otras sinónimas o alterar su orden). Es leer el original, comprender lo que el autor dice, sintetizar la información y entonces escribirla con muestras propias palabras. El texto resultante tiene intrínseca la participación activa del estudiante, evidenciando que tiene conocimiento del tema, con un sentido y sello auténtico y propio. Parafrasear incorrectamente es uno de los errores inconscientes más frecuentes, junto a la ausencia de citas o referencias bibliográficas a la autoridad original: aunque usemos nuestras propias palabras, la idea no es nuestra y debemos, por tanto, citar al autor de la misma.

Algunas ideas para parafrasear:

¿Vemos un ejemplo?